Archivo | julio, 2008

El papel de la moda y del sector textil en la sociedad

4 Jul

“Es la nueva sociedad que se asoma a través de los anuncios, de la publicidad. La publicidad es un nuevo modelo social. Otros modelos y pautas sociales parecen haber desaparecido. El fenómeno publicitario es para pensarlo seriamente.”  Y es que según la escritora Alison Curie en su obra El lenguaje de la Moda nacen nuevos modelos sociales, culturales etc. que se ven reflejados en lo que decimos, pensamos, la forma de vestir…

 

En este último factor podemos pararnos a comentar que según Curie el primer lenguaje utilizado por los seres humanos para comunicarse es la indumentaria, que aporta tanto información como desinformación a los demás. Por lo tanto podemos decir, basándonos en esta afirmación, que la moda es un lenguaje de signos, semiótica, que habla por si sólo, que es capaz de transmitir sin necesidad de la palabra, sensaciones y suposiciones acerca de la persona que lo lleve. Pero al igual que puede dar información correcta, también puede dar una imagen errónea de quién porte una determinada vestimenta. Otro de los autores que hace referencia a estas afirmaciones es James Laver en su obra Style in Costume en la que expone que “la ropa es inevitable. Es nada menos que el mobiliario de la mente hecho visible”.  Siendo todo esto cierto, a la moda se le otorga un papel importante en la sociedad y que poco a poco va ganando más terreno. Según la Patronal Europea Comitextil, el sector textil-confección es hoy día la tercera industria en volumen de ocupación de la Unión Europea y la segunda de España.

 

Es un sector básico y característico de actividad que, como el conjunto de la industria manufacturera, está en continua evolución en el marco de una economía global de cambios continuos. Además, la industria textil comunitaria continúa siendo una de las grandes industrias de Europa, a la búsqueda de nuevos objetivos, gracias a una política de diversificación, de innovación y de exportación. Pero no hay que olvidar que el textil europeo está constituido por una gran cantidad de empresas interdependientes y fuertemente implantadas en una serie de regiones claves de la UE con amplia tradición en el sector y fuertes vínculos comunitarios y sociales.

 

Hay que tener en cuenta que cuando los países logran un determinado nivel económico, empiezan a consumir más moda mientras que pierden competitividad en fabricación, según lo expuesto por Elsa Martínez Caballero y Ana Isabel Vázquez Cascos en su libro Marketing de la moda. Continuando con este tema, exponen que según un estudio de CITYC (Centro de la Información textil y de la Confección) realizado en 2004, el consumo de textiles va parejo a la renta per cápita. Entre Estados Unidos, Japón y la UE consumen el 40 por ciento de la producción mundial mientras que ellos mismos sólo son el 13 por ciento de dicha población. Son unas cifras elevadas en cuanto a consumo se refiere, dejando latente que la UE posee una importante posición en el mundo y con ello buenas cifras económicas. Este estudio expuesto por estas dos escritoras también establece dos factores importantes que influyen en el consumo en este sector. La edad es la primera. La franja de mayor consumo estaría entre los 35 y los 45 años coincidiendo con el asentamiento de la situación laboral y con una disminución del tiempo libre, dándole importancia al factor tiempo. El género es el segundo factor influyente: las mujeres gastan un 50 por cien más que los hombres en el sector. Si nos centramos en la edad, no podemos dejar escapar varios hechos que están tomando importancia en los últimos tiempos:

 

– Aumenta el poder adquisitivo de los jóvenes, que derivan a ellos muchas decisiones de compra antes      patrimonio de los padres. Estos jóvenes, pertenecientes a la “Generación Y”, están expuestos a mucha información y saben perfectamente qué y cómo comprar; no son consumidores irracionales. El informe del CITYC (antes citado) llama a esta forma de consumir, con un objetivo establecido y de forma clara, “prosumismo”.

 

– Aumenta el número de personas mayores de 55 años con capacidad adquisitiva, tiempo para consumir y buena salud. Este target se erige como uno de los más interesantes para las firmas de moda, y hasta ahora inédito.

 

            Teniendo en cuanta todo estos datos sobre el mercado de la moda, queda de forma clara que se trata de un sector importante en el mundo, que mueve cantidades gigantes de dinero y que va creciendo cada día más. En España por ejemplo, existen cada vez más empresas dedicadas a la primera fase de la cadena productiva, el diseño. Tal y como nos dicen Elsa Martínez y Ana Isabel Vázquez, nos encontramos con dos tipos de empresas:

 

         Empresas con el proceso de diseño integrado (Zara o Mango, por ejemplo).

 

         Empresas que subcontratan el proceso de diseño. Éstas para garantizar la calidad deben supervisar toda la cadena desde que se diseña hasta que llega el consumidor.

 

 

            Sólo en España en el año 2005 fueron 4.900 las empresas racionadas con la confección de prendas[5]. Y es que el sector textil en España es el quinto en importancia tras Italia, Alemania, Reino Unido y  Francia, tanto en términos de producción como de empleo. Pero la única firma textil española que tiene impacto en el exterior es Zara, valorada en 3.008 millones de Euros.

 

            La revista on-line Brand-channel que cada año elabora una lista con las marcas más influyentes del mundo sitúa a Zara como la 15ª  “con mayor impacto en la vida de la gente” en todo el mundo[6]. El ranking lo encabezan este año las americanas Apple y Google y la sueca Ikea. En los resultados por regiones, Zara se sitúa la octava marca europea con mayor influencia. En el año 2005 fue incluida en el ranking de las cien marcas más poderosas del mundo, por encima de marcas tan potentes como la italiana Prada, Armani o Levi´s.

 

            Con este potencial que posee España en cuanto a mercado textil se refiere, con grandes marcas y empresas que se dedican a difundir la moda y las tendencias a la sociedad mediante los productos que diseñan (en el caso de Inditex productos que reflejan lo más in de cada momento alrededor del mundo, haciendo un producto a modo copia, producción masiva), no es para menos que sean numerosos los expertos y no expertos que estudian la evolución de dicho sector. Y no solo la evolución, sino todo lo que comprende este mercado, todas sus tácticas, herramientas y fases. El Marketing y la Comunicación, como en muchos otros mercados, ocupa un lugar importante a la hora de hacer triunfar y progresar un negocio. Estas acciones de comunicación son imprescindibles a la hora de que una moda o tendencia se haga famosa en todo el mundo en un momento concreto del tiempo en el que está en auge, además de las acciones emprendidas inconscientemente por parte de algunas personas.

 

            Y es que tal y como dice Linda Watson en su obra Siglo XX Moda vestirse es “la cuarta función corporal, después de respirar, comer y dormir, excluyendo un par de deliciosos extras opcionales-uno de los placeres fundamentales del cuerpo es arroparlo. Lo que hace que la moda-su pariente más cercano- sea muy importante”. Siendo así, ¿cómo no darle un lugar adecuado en la sociedad?