Archivo | junio, 2008

Tokio, ¿cuna de tendencias?

8 Jun

         Gracias a multitud de acciones de comunicación y a los medios utilizados para  la difusión de información, es posible que chicas y chicos japoneses obsesionados por crear y ser víctimas de las últimas tendencias en moda se conviertan en hitos para los profesionales que luego se encargan de llevar las ideas de los nipones al resto del mundo (no se trata de acoger dicha tendencia de moda por completo, sino matices). Sus creaciones se encuentran a años luz de las occidentales y, aunque la mayoría de las tendencias de moda sean demasiado atrevidas o despampanantes para los occidentales, no dejan de ser grandes partícipes de la creación de éstas.

 

 

 

 

        Según Tetsuyohi Motokawa, en su artículo para el Boletín Económico del ICE, de Información Comercial Española, hay una serie de características importantes en el mercado de la moda japonesa:

 “Hay una característica de las consumidoras japonesas que me parece especialmente importante. Son muy sensibles a la información, pero, también son muy impacientes y compiten para comprar lo que salga primero antes que nadie. Por ejemplo, finalizadas las Pasarelas en Milán y París en octubre, pocos días después se ponen a la venta las nuevas prendas basadas en la información de las tendencias del colorido primavera-verano y asimilando las siluetas de diseños de «bottoms». Apenas finalizada la Colección Tokio, aparecen nuevas prendas para probar las tendencias de la próxima temporada. Los consumidores que consiguen información por Internet sobre la colección, compran estas prendas inmediatamente, con el fin de saborear, antes que nadie, las nuevas tendencias. En Isetan, el líder de los grandes almacenes en cuanto a moda, estos productos, anticipos de la moda que viene, tienen mucho éxito. En un espacio de 300 metros cuadrados, las ventas alcanzan los 10 millones de yenes tan sólo en una semana”.

 

          Según este mismo autor y en el mismo artículo, hay varios grupos de consumidoras de moda y cada uno de estos grupos tiene una forma particular de consumo. Uno de estos grupos son las veinteañeras de las que Motokawa nos dice que el número de éstas

 

“va disminuyendo año tras año. Sin embargo, las veinteañeras que trabajan, viviendo con sus padres, poseen renta disponible importante, y siempre han venido ejerciendo el papel de líderes de la moda. Viajan más al exterior de compras o de turismo que las mujeres de 30 ó 40 años, y compran artículos caros como bolsos de marcas de prestigio durante esos viajes”.

 

       Esta cita corrobora lo que decíamos al principio: Japón crea un movimiento importante en el mercado de la moda y las tendencias, gracias tanto a su consumo como a la contribución que hacen a la hora de crear dichas trends. Un ejemplo muy claro de esto es que el grupo Inditex manda continuamente coolhunters allí para que se impregnen de nuevas y creativas ideas en cuestión de tendencias.

        Grandes marcas crean sus colecciones basándose en ideas que encuentran por todo el mundo, mezclando todo tipo de culturas. Grandes grupos empresariales como Inditex tienen cazadores de tendencias, llamados también coolhunters por medio mundo que informan acerca de lo más in en sitios como Dubai, Milán o Nueva York, por poner tres ejemplos contrapuestos en cuanto a estilo se refiere. Estos productos creados con ideas globales llegan a todas las tiendas y son anunciadas en los medios de comunicación social. Revistas de moda de primera categoría como Elle o Vogue son imprescindibles para difundirlas. Nos enseñan las últimas novedades en ropa, lo que llevan las estrellas de Hollywood o lo más cool en comida, estilos de vida o destinos turísticos.